21 jul. 2009

¡Qué cabeza! y 30 Aniversario...

La celebración del 30 Aniversario de Radio3 nos concede una sorpresa. La Cadena decide ofrecer una programación de 30 horas de duración y para ello cuentan con todos los que hacemos programas en todos estos años.
No hay remuneración económica pero la idea es divertida.
Cuando se ponen en contacto conmigo solo pongo dos condiciones, una, que espero que José Luis Moreno Ruiz haya dicho ya que sí y dos, que espero que Rosa de Sanatorio y Caminando sobre la Luna vayan seguidos. Me enuncian que Caminando va a las 00 horas y Rosa de Sanatorio a la 01. Ambos hemos preguntado el uno por el otro.
Llegada la noche del día 1 nos encontramos en Prado del Rey. El ambiente es más rígido que en nuestro tiempo pero nosotros no vamos a dejarnos influir por ello. Los reencuentros con los que quedan en los equipos técnicos es muy agradable y afectuoso, todo el mundo nos recuerda con cariño. José Luis está en el control de apoyo montando un Rosa especial... Aparece Juan Orejudo que viene a acompañarnos, un detallazo precioso. Del gran Salomón Redón nos llega un mensaje al móvil. Las nuevas generaciones de rne3 nos tratan con deferencia.
Hace ya algún tiempo que no veo a José Luis pero su blog Diarios Moreno-Ruiz, imprescindible, lo mantiene muy próximo.
Sin ponernos de acuerdo Caminando y Rosa de Sanatorio hacemos dos programas de ahora, porque estamos vivos, seguimos en activo y como ya dije hace mucho tiempo, tecnologías aparte, junta dos cassetttes y si tienes algo que decir, harás un buen programa de radio. Una noche de fantasía en un espacio conocido. Y esto fue lo que ocurrió... más o menos.





Juana la del Revuelo

RauLuz. Vallecas, julio 2009

4 comentarios:

Chema García Martínez dijo...

somos muchos los que te echamos de menos, quizás algún día...

Caminando sobre la Luna dijo...

Querido Chema. Mientras la cabeza no nos falle siempre podemos esperar no cabe duda.
Gracias por los ánimos.
Besos mil

Juan dijo...

Es un placer reencontrar a quien estaba detrás de ese maravilloso programa que nos mantenía despiertos.
"En el tiempo de siempre.
En la hora de siempre.
En los días de siempre"

Caminando sobre la Luna dijo...

Parece una tonteria pero el Caminando es uno de los grandes empeños de mi vida, sigue ahí y me acompaña. Si a ti también te acompañó, sinceramente, me alegra mucho.
Gracias Juan. Un placer el reencuentro.