3 sept. 2013

Beltxa. El crepúsculo de los abrazos

Nadie creerá esta historia ni falta que hace.
Acabo de fijarme que Beltxa todas las noches, aproximadamente a la misma hora, llama mi atención y saltando limpiamente en mi regazo me abraza y esconde su cabecita en mi hombro. El ritual es siempre el mismo, acabo por dejar el ordenador, levantarme y pasear con ella por el pasillo mientras le digo bajito ¿Qué le pasa a mi rayito negro? No hay peligro, tranquila…
Y así estamos un buen rato, supongo que cuando se calma cual quiera que sea su temor se baja de un salto al suelo y se va a jugar o a dar vueltas por la casa.
 

 
Esta noche justo cuando salta a mi regazo Aurora Beltrán canta:
Hoy ha nevado y he venido a verte
y solo quiero que me abraces...





RauLuz, Vallecas. Madrid 2013

4 comentarios:

Toni Pedrol dijo...

Yo si que me la creo. Claro que si.

Caminando sobre la Luna dijo...

No hay ningún añadido, todo sucede tal y como lo cuento y por si hay algún suspicaz que piensa que es que quiere bajar a la calle o similar, aclarar que si Beltxa quiere bajar a la calle viene y me suelta unos cuantos ladridos nervio energéticos que me levantan de inmediato.
Esto es otra cosa y mi obligación es atender esa solicitud de protección.
Pero es Aurora Beltrán la que me pone delante de todo ello. No me maravillo nunca lo suficiente de la capacidad narrativa y emocional de esta magnífica compositora y Cantante.
Abrazo Forero. Cuidaos mucho.

Toni Pedrol dijo...

Si. Las canciones de Aurora no han recibido su merecido reconocimiento. Años atrás, con mi amigo del alma Pedro Rivas hacíamos versiones y algún tema propio con un par de guitarras acústicas, uno de ellos era Piedras de la propia Aurora; recuerdo que me conmovía cada vez que lo tocábamos.

Caminando sobre la Luna dijo...

Es difícil elegir una sola, a mí me pasa que me las van nombrando una por una y todas me parecen magistrales ¡Que trabajo distinto a las canciones sueltas, a la canción para ventas millonarias! Me han pedido unas líneas para un libro sobre Kortatu y su entorno, que estará ya a punto de publicarse, y me vi en la obligación moral de dar un repaso auditivo a los grupos y solistas de los que hablo en el texto. He vuelto a reencontrarme con todos ellos, las giras, sus particularidades y manías, las conversaciones, muchas de ellas sucedidas en los micros del Caminando. Al llegar a Tahúres Zurdos aquí encima de la mesa que se han quedado los discos y los estamos escuchando en profundidad, mucho por escuchar que es lo mejor que se puede decir de un trabajo creativo a través de su tiempo.