17 sept. 2013

Vulcano


Vulcano, que ironía, llevas el nombre del dios que forjó los metales... Los mismos que empuñados por hordas de humanos salvajes te lacerarán, pincharán y desgarrarán hoy, según dicen, para solaz, fiesta y tradición. Curioso, estas son las alimañas que seguro que van a la misa mayor de sus pavorosas fiestas rogándole a su jesucristo que les proteja. Estas son las mismas alimañas que llevarían al Golgota por la ruta del dolor y la tortura a ese mismo jesucristo..
Vulcano te deseamos, amigo, que un ataque al corazón fulminante te lleve en cuanto pises el empedrado de esa vergüenza mundial de lugar llamado Tordesillas.


RauLuz, Vallecas. Madrid 2013

2 comentarios:

Toni Pedrol dijo...

Resulta del todo incomprensible que se sigan manteniendo este tipo de rituales macabros. Pobre Vulcano.
Es curiosa la memoria musical del subconsciente, de vez en cuando ando enredado haciendo alguna cosa y por algún proceso neuronal automático, me pongo a cantar Blanco y Negro. A veces me preguntan: -¿que cantas?-, yo respono: -nada, cosas mias-. Total...

Caminando sobre la Luna dijo...

No he querido ver y oir demasiado las declaraciones de los protagonistas de esta tortura y posterior asesinato. Reconozco que tengo una especie de pánico a las hordas en estado de catalepsia colectiva y me pasa lo mismo con las escenas de guerras, los apaleamientos, linchamientos... Y sí, pobre Vulcano, pobre de cualquier ser vivo que sirva a través de su sufrimiento para divertir a nadie. Y no me vale ninguna tesis del no sufrimiento. Hoy mismo iba con Beltxa por la calle, cuando de un local sonó un estruendo altísimo, el animalito de un salto se me subió a los brazos... Espera oportuna ¡Sit! correspondiente y comprobación por ella misma de que solo era un ruido... Así que tienen miedo, sufren y se duelen como todos nosotros.

En blanco y negro es una canción que tiene esa cualidad especial de ir siempre en futuro. Desde el simple canturreo, yo también la canto mucho, a las múltiples versiones que podemos encontrar, se renueva, se agranda, ocupa todo el espacio y te lleva al mismo centro de su historia, nuestra historia. Porque seguro que ahí está la clave, nos vemos en ella.
Nosotros somos de esos locos de atar para los que la música es mucho más que un ruido de fondo.
Abrazo Forero y hoy un poco deprimido, deprimente, parafraseando al gran Maestro de Carabanchel.