10 may. 2014

A Miguel

Qué podría decirte Miguel a tantos kilómetros de distancia...
Estabas llamado a realizar grandes trabajos por la defensa animal.
Eras el orgullo de tus padres, de tu hermano Juan Pablo...  
 

Nada de esto es ya posible. Un machete en las manos de un asesino, que pretendía liquidar a un indefenso can, acabó clavado en tu corazón cuando te interpusiste entre el ser indefenso y su maltratador.
Hoy la tierra pierde a un defensor. No hay palabras para describir la tristeza.
Ya no te veremos en las fotos trabajando en las campañas de recogida de alimentos y remedios veterinarios para los animales de la calle, no veremos tu sonrisa llevando en brazos a los animales que lograbas rescatar, tus noticias…
Qué podría decirte Miguel Ángel Palacio Montoya...
 

RauLuz, Vallecas. Madrid 2014

No hay comentarios: