14 feb. 2016

100 años después...



Carretera de Aguadulce a Almería. Dos coches. En uno de ellos viajamos un astrónomo, una asistente social única, un guitarrista extraordinario, una trabajadora de ondas hertzianas y un fotógrafo creador gráfico. Al paso de los túneles empezamos a divagar sobre los sables láser de La Guerra de las Galaxias… La cuestión evoluciona a fantasía desbocada… Aproximándonos al punto de fusión el astrónomo nos mira con el gesto inconfundible de Sois como niños chicos, chicos… Su voz pausada y clara concluye… En el espacio no hay sonido… Dicho esto, durante unos minutos solo escuchamos el sonido del motor y el látigo del viento en los túneles que suena como los sables laser  que iniciaron la fantasía.


El 14 de septiembre del año 2015 los científicos del proyecto LIGO observan que 100 años después de planteada la Teoría de la relatividad por Albert Einstein:
Por primera vez, los científicos han observado ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo, llamadas ondas gravitacionales, llegando a la Tierra procedentes de un evento catastrófico en el distante universo. Esto confirma una importante predicción de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein de 1915 y abre una nueva ventana sin precedentes en el cosmos.

  
También se concluye que: 
Las frecuencias de algunas ondas coinciden con las del sonido, por lo que pueden traducirse para ser escuchadas en forma de leves pitidos.



… Nuestro Gran Astrónomo sabe desde largo tiempo que se busca lo que ahora ya es una certeza pero ¡Claro! no pensaba darnos una conferencia en habitáculo tan pequeño y sin proyector… En ese momento lo más revolucionario que llevaba un coche era un lector de Cds...

De los viajeros de aquella noche Pepa se convierte en Estrella que nos ilumina desde el firmamento: Pepa lo sabe, vivimos mientras alguien nos recuerda.





RauLuz, Vallecas. Madrid 2016

No hay comentarios: