7 mar. 2007

Reporteros sin fronteras. La importancia de saber

Texto tomado de la web de Reporteros sin fronteras www.rsf.org. Nuestros ojos en el mundo, arriesgan sus vidas para contarnos y mostrarnos la realidad que no gusta a los grupos de poder.



Día Internacional de las Mujeres : Reporteros sin Fronteras está preocupada por el aumento de la violencia con las mujeres periodistas.

El Día Internacional de las Mujeres celebra sus 30 años el 8 de marzo. En esta ocasión, Reporteros sin Fronteras está muy preocupada ante el aumento que está experimentando en el mundo la violencia cometida con mujeres periodistas.
“Cada vez son más las mujeres periodistas víctimas de asesinatos, detenciones, amenazas o intimidaciones. Un aumento que está relacionado con el hecho de que son cada vez más las mujeres que ejercen la profesión de periodistas, ocupan puestos más expuestos en los medios de comunicación y efectúan investigaciones molestas”, ha declarado Reporteros sin Fronteras.
“El ejemplo más conmovedor es el del reciente asesinato de Anna Politkovskaya (foto), en Moscú. Esa madre de dos niños pagó con su vida la lucha contra la política que llevan a cabo las autoridades rusas en Chechenia. Le rendimos homenaje ; a ella, y a todas las demás que, más allá de su trabajo periodístico, se baten para defender su libertad de expresión, y la de sus conciudadanos”, ha añadido la organización.

Cada vez más mujeres periodistas asesinadas.
Entre los 82 periodistas a los que mataron en 2006 en todo el mundo figuran nueve mujeres, es decir un 11%. En 2005, cerca del 13% de los periodistas muertos en el ejercicio de su trabajo eran mujeres. La proporción de mujeres periodistas muertas nunca fue tan importante como ahora. En 2004 representaban un 7,5% del total de los profesionales de los medios de comunicación muertos y, en 2003, el 2,5%. La única buena noticia en medio de este macabro recuento es que, hasta ahora, en 2007 no han matado a ninguna mujer periodista.

En 2006, el espacio post soviético fue particularmente duro para las mujeres periodistas. Ogoulsapar Mouradova, corresponsal de Radio Free Europe en Turkmenistán, murió en septiembre en la cárcel, presumiblemente a causa de los golpes que le dieron en la cabeza. Le habían detenido en junio, tras realizar varios reportajes críticos con las autoridades y ayudar a una periodista francesa, que rodaba un documental en el país. En el vecino país de Uzbekistán, Umida Niazova, periodista y militante de los derechos humanos, está encarcelada desde el 22 de enero. Podrían condenarle a cinco años de cárcel por hacer circular los testimonios de víctimas de la represión de los acontecimientos de 2005 en Andijan.

También en Irak las mujeres reporteras padecen la violencia de los grupos armados. A Atwar Bahjat, del canal de televisión Al-Arabiya, la mataron en febrero de 2006 en Samarra, cuando cubría la destrucción parcial de un mausoleo chiíta. A la periodista la secuestraron, junto con su equipo. Y, algo insólito en el país, cinco meses más tarde encontraron a su asesino y le condenaron a la pena capital.

También Rim Zeid, periodista del canal iraquí de televisión Sumariya TV, fue secuestrado hace más de un año, el 1 de febrero de 2006, junto con su colega Marouane Khazaal. Desde entonces no hemos vuelto a saber nada de ellos. En total, ocho mujeres, seis de ellas enviadas especiales extranjeras, han sido tomadas como rehenes en Irak desde el comienzo de la guerra, en marzo de 2003. Solamente una -Raeda Wazzan, de nacionalidad iraquí- fue ejecutada por sus secuestradores.

En Líbano, May Chidiac, presentadora estrella del canal LBC, sufrió un atentado en septiembre de 2005. Gravemente herida y mutilada, se reincorporó al trabajo tras diez meses de tratamientos y rehabilitación. style="color:#cc0000;">Siete mujeres entre rejas.

En este momento, en el mundo hay siete mujeres periodistas encarceladas. Se llaman Munusamy Parameshawary (Sri Lanka), Saidia Ahmed (Eritrea), Serkalem Fassil (Etiopía), Rabiaa Abdoul Wahab (Irak), Umida Niazova (Uzbekistán), Agnès Uwimana Nkusi (Ruanda) y Tatiana Mukakibibi (Ruanda). Todas están detenidas por su actividad profesional.

Serkalem Fassil, directora de publicación de tres semanarios, fue detenida en noviembre de 2005 junto con su marido, que también es periodista. Entonces estaba embarazada. En el pasado mes de junio dio a luz un niño, en su celda. Tras tenerle con ella durante seis meses, se lo ha confiado a una persona de su familia, y le ve muy raramente.

Tatiana Mukakibibi es la que lleva más tiempo detenida. Detenida en 1996, continúa en espera de juicio. Internada en una cárcel comunal en Gitarama, al sur de la capital ruandesa, no cesa de pregonar su inocencia y reclamar que se haga justicia.

Militantes de la libertad de expresión.

Reporteros sin Fronteras quiere también aplaudir el valor de cuantas se comprometen en la defensa de la libertad de expresión. Sihem Bensedrine en Túnez, Tadjigul Begmedova en Turkmenistán, Rozlana Taukina en Kazajstán, Zhanna Litvina en Belarús y Saida Kilani en Jordania, son algunas de las mujeres que dirigen una organización no gubernamental dedicada a la defensa de la libertad de prensa.

Llevan a cabo su lucha en condiciones particularmente difíciles, teniendo que enfrentarse a las presiones del Estado y a las intimidaciones de grupos privados, que frecuentemente atacan a los periodistas y a sus defensores. Para evitar represalias, a veces se ven obligadas a refugiarse en el extranjero.
Finalmente, esta panorámica no estaría completa sin abordar el caso de las bloggers, esas nuevas militantes de la libertad de expresión que utilizan el Net para intentar eludir la censura. Son muchas en Irán. A una veintena de ellas las detuvieron recientemente en Teherán, cuando se manifestaban por los derechos de las mujeres. El gobierno de Mahmud Ahmadinejad reprime severamente los movimientos de reivindicaciones feministas. En Arabia Saudí las autoridades han bloqueado el blog de Saudi Eve, una joven que, amparada en el anonimato, cuenta su vida amorosa y habla libremente de religión.

Sin olvidar la situación en Afganistán, donde el campo de los conservadores estima que aparecen demasiadas mujeres en las pantallas de las televisiones locales y quiere que se apruebe una ley pidiendo, entre otras cosas, que las mujeres periodistas respeten “los códigos religiosos de la indumentaria”.

No hay comentarios: