15 sept. 2011

Las Selenitas no tienen prisa

Los vimos de nuevo hoy en un informativo de la televisión y nos volvió a fascinar. La Cueva de los cristales gigantes de Naica en Chiuahua, Méjico.
En el año 2000 los mineros de la mina de Naica, descubrieron por casualidad una cueva con formaciones gigantes de cristales de yeso.
Desde entonces es motivo de estudio por geólogos de todo el mundo. Un estudio internacional con la colaboración del CSIC ha logrado medir la velocidad de crecimiento de los cristales que equivale al grosor de un cabello cada 100 años.
Sobre esta cueva y las investigaciones realizadas hasta la fecha existe un documental, rodado por Javier Trueba y que cuenta con la presentación del profesor Juan Manuel García Ruiz. El documental también contempla las investigaciones realizadas desde el año 2000 en las Minas de Plinio, en Segóbriga, Cuenca, en la Mina El Teniente, Chile, La Mina Rica de Pulpí, Almería y la Mina de Naica en Méjico, la formación más grande de cristales de yeso conocida hasta el momento.



RauLuz, Vallecas. Madrid 2011

2 comentarios:

Jesús dijo...

Yo a las minas, como diría Erik Satie, les debo toda mi fortuna...
Besos.
P.D.: Me gustó mucho lo de "Caminantes Selenitas", que alguien apuntó en el blog de JL Moreno-Ruiz.
+Besos.

Caminando sobre la Luna dijo...

Como siempre, las buenas gentes afinan afiladas. Sí, es precioso lo de Caminantes Selenitas. Si no recuerdo mal se lo debemos a Albertino Paradox, ex torero y vendedor de bragas, filiación que a mí me parece única y a Raúl le encanta.
Recuerdo la primera vez que vi estas famosas selenitas allá por el 2000 mais o menos y creo que no cerré la bocaza en un buen rato. A la luz de estas nuevas investigaciones, no sé si volverla a dejar como aquella primera vez, la boca, digo.
Y a ver si dejamos la bolita de selenita quieta, voy a subir ¡por fin! la conversación con Joni por la publicación de su libro Que pagui Pujol! Una crónica Punk de los 80 en Barcelona, entro en el blog y ¡Zas! Vuecencia nombrando a Satie... No digo mais, solo que en el texto acompañante también nombramos a Satie…
Se cuiden con fruición. Besos
PD: De Leila Lopes no te decimos nada, ya la habrás visto tu ¿no?