11 sept. 2011

Ponemos tres

La formación musical en trío siempre tiene desde antiguo una especie de valor añadido, a veces, aunque no sea así, parece que sea la menor expresión posible para conseguir musicalmente una propuesta contundente, aunque ésta es una opinión muy personal.
        Cuenta la leyenda que una  noche el batería no acudió a la cita y aquella noche había concierto, además si no era el debut de aquel cuarteto  sí que era una de sus primeras actuaciones como tal. No sé lo que hablarían entre ellos, pero aquellos tres negros que intentaban ganarse la vida con el swing en la costa oeste de EEUU a principios de los años 40 decidieron tomar el camino de en  medio y seguir sin Lee Young, el tipo que se había comprometido con ellos para tocar la batería. Así que Westley Prince al contrabajo, el magnífico Oscar Moore a la guitarra y el jefe Nat King Cole al piano y a la voz, empezaron a sembrar, probablemente sin quererlo, el camino de los jazz trío drumless, los tríos de jazz sin batería. Se dan en mi opinión tres condiciones básicas para que la fórmula funcione, primera: Wesley Prince y más tarde su sustituto Johnny Miller, eran dos auténticos metrónomos del tempo y buenos conocedores de la armonía; segunda: el maestro Oscar Moore es injustamente un auténtico olvidado de la guitarra, demostrando con su finísima manera de acompañar que la guitarra y el piano no son instrumentos contrapuestos y a la vez tocando unos solos llenos de expresividad y clase en un tiempo en que los solos de guitarra de jazz no eran demasiado habituales y tercera: Nat King Cole era swing en estado puro, impresionante pianista que supo utilizar sus limitados recursos como cantante, es cierto que su timbre era privilegiado, pero hace falta buena afinación, sentido del tempo y swing para cantar jazz, aunque ésta última característica parece como si la hubiese llevado escrita en su ADN. El Nat King Cole Trío, para algunos críticos el mejor trío de jazz de la historia, demostró que el músico necesita conocer en igual medida los tres ángulos del triángulo equilátero que comprende la buena música: armonía, melodía y ritmo, independientemente de si se interpreta a piano, oboe, percusión latina…
Dejaron buenas secuelas con su talento y con su propuesta; Charles Brown con los Three Blazers y el propio Ray Charles formaron tríos drumless de gran calidad.  Es cierto que a partir de los años 50, Nat King Cole se decanta más por conceptos comerciales y en ocasiones con una carga de almíbar que lo hacen irreconocible, pero amigos, esa es otra historia.....
Nat King Cole Trío interpretando I'm A Errand Boy For Ryhthm
Probablemente en los años 50'

     Para terminar dejo un par de vídeos. En el primero de ellos se ve al trío en una actuación con bailarina incluida, cosas de la época. El segundo aporta poco en cuanto a imagen pues se trata de la típica foto fija con la que suena el audio pero a mi juicio sirve para apreciar mejor como la voz y el contrabajo funcionan a la par mientras la guitarra y el piano lo apoyan todo a la perfección.

Nat king cole Trío interpretando 
After You Get What You Want, You Don't Want It
Año 1944

Tony Pedrol La Teoria del Taburete. Barcelona 2011

No hay comentarios: