13 abr. 2015

Parole, Parole a la sombra del nogal en Intxaurrondo.

Leer cuatro libros seguidos de interés y calidad destacable es poco usual. Dos son del mismo autor.
Ya contamos en entrega anterior que resumir a personas de las que seguimos su trayectoria desde hace ya muchos años es un ejercicio curioso. Lo que sabemos y se puede contar públicamente procuramos no repetirlo constantemente, aunque corremos el riesgo de resumir demasiado o dar por hecho que hemos contado lo que al final se nos olvidó contar.
En el caso de Ion Arretxe ya dijimos que su trabajo es grande en el tiempo, siempre en torno al arte gráfico y escénico. Dibujante, historietista,  guionista, escritor, director de arte, actor ocasional…
Recientemente ha publicado dos libros prácticamente seguidos.
Parole, parole. Una infancia en Renteria e Intxaurrondo. La sombra del nogal, ambos publicados por el Garaje Ediciones.


Parole, parole
narra las vivencias de infancia y adolescencia de Ion en su Rentería natal.

Creo que cuando acabe el verano iremos al colegio. Así empezaba el credo de los niños salvajes.

Parole, parole es un texto hipnótico. Es un tiempo en blanco y negro con las dificultades añadidas de vivir en un lugar como el País Vasco.  Su texto es una poesía permanente. Brutalidad y felicidad estremecen de forma distinta sin  sacudidas violentas. La música tiene una presencia especial y su particular banda sonora sobrevuela todo el texto.
Los recuerdos circulares nunca pierden su sentido de vuelta al origen del relato, no importa cuánto se separe del hecho inicial, vuelve exacto al lugar en el que hay que terminar la historia.

Las palabras que llevan la raíz URTZ, ORTZ, OST tienen que ver con la luz del cielo o el firmamento, OSTEGUN, jueves, era el día consagrado al firmamento divinizado.
OST al igual que ORTZ es cielo. EGUN día.
ORTZADAR, el nombre del grupo del hermano de los gemelos, es arco iris.


Memoria de las memorias, en cualquier vuelta de página de Parole, parole, puedes encontrarte descrito y si has nacido tiempo después el texto te permite vivirlo con muy poco esfuerzo.

En la taquilla del cine Reina pedías una BUTACA y te daban una entrada.
Mi hermano y yo pedíamos dos BUTCAS y nos entregaba dos entradas, de lo que deduje  que BUTACA era lo mismo que entrada al cine.
Además en un costado del boleto lo decía bien claro: BUTACA.


El Aitona Gonzalo decía que la sombra del nogal era tan mala porque enfriaba el alma, y también decía que quien dormía  a la sombra de un nogal acabaría muriendo de pena.
La madrugada del 26 de noviembre de 1985, cuando apenas tenía 21 años…

 
De esta forma se desencadena el horror ante tus ojos. Sin el menor asomo de resentimiento o rabia Ion Aretxe narra su detención por Guardias civiles del cuartel de Intxaurrondo y todo lo que sucede tras ese momento.
Pero no es solo ese hecho. Como en Parole, se encadenan las historias que vuelven siempre al eje central. El resto del tapiz ilumina y centra la historia principal.

Hay una web bastante conocida que se llama a sí misma Yo también he sonreído cuando tenía que haberme cagado en tu puta madre en la que puedes leer y ver en posters, creados para la ocasión, situaciones más o menos indignantes o ridículas, algunas a pesar de todo, de puro absurdas, te hacen reír. En Intxaurrondo sucede esto, te encuentras riendo en medio de la devastación y te preguntas ¿cómo es posible reírse?  Ion debió utilizar el mismo método para sobrevivir a la tortura, a la incertidumbre, a la posibilidad de no salir del percance con vida. No podrás olvidar a los niños del cuartel, víctimas a su vez del sin sentido de sus mayores. Niños que no conocerán las divertidas aventuras de la Kalabaza Tripontzia, que el mismo Ion ayudó a crear.

Ser detenido arbitrariamente, sin garantías, no saber qué se quiere de ti, no poder comunicarte con el exterior…
Ion nos habla de cómo la ley Antiterrorista te convierte en un juguete roto al capricho de la rabia y las ansias de venganza de un grupo de fuerza.
Patricia Heras y otros jóvenes detenidos en Barcelona en 2006 son un ejemplo reciente de esta brutalidad.

… Tienes derecho a que se ponga  en conocimiento de un familiar, o de persona que designes, el hecho de la detención y el lugar de custodia en el que te encuentras.
Tienes derecho a ser reconocido por un médico forense.
Y añadió pasándome el papel por las narices:
-Estos son tus derechos chaval. Mejor dicho… Estos eran tus derechos. Porque como ya te he dicho antes, el mismísimo Barrionuevo ha ordenado que te apliquemos la Ley Antiterrorista así que… tachan, tachan…
Ris, ras… rompió el papel.
A partir de ahora no tienes ninguno. Eso es la Ley Antiterrorista, muchachote… ¿Alguna duda?

De nuevo la música se enreda en el texto dejando noticias ciertas de conocidas leyendas. Porqué Evaristo se las tiene a raya con un gran número de Punkis de guardarropía, quien y donde bailó Los Pajaritos en el verano de 1981…


Lo que pasa en Benidorm se queda en Benidorm. Así era el juramento que nos habíamos dado.
Coincidió  que, justo cuando llegamos a Benidorm, María Jesús, la del acordeón, acababa de sacar la canción de Los Pajaritos.
Y ahí tenías, a los abertzales medio punkis de Rentería, moviendo las alitas, moviendo la colita y haciendo el gilipollas, Chin, Chin, Chin, al compás de la odiosa musiquita y al son de las guapísimas jerezanas.

Parole, Parole. Una infancia en Rentería e Intxaurrondo. La sombra del nogal. Dos trozos palpitantes de historias. Su lectura es independiente, la visión global de ambos textos ayuda al conjunto.

Una hora duerme el gallo.
Dos, el caballo.
Tres, el santo.
Cuatro, el que no lo es tanto.
Cinco, el capuchino.
Seis, el pregrino.
Siete, el caminante.
Ocho, el estudiante.
Nueve, el caballero.
Diez, el pordiosero.
Once, el muchacho.
Doce, el borracho.
Y el detenido en Intxaurrondo no duerme nada.
RauLuz, Vallecas. Madrid 2015

No hay comentarios: